lunes, 11 de junio de 2018


MIS DIAS MAS DIFICILES


Hola a todos, me llamo Youssou, soy de Senegal. Hace doce años que llegué a España en busca de una vida mejor.
Tengo a toda mi familia allí, también a mis amigos. Todavía recuerdo los juegos que compartíamos.
Tengo nueve hermanos, yo soy el mayor. Allí por nuestra religión se permite casar hasta con cuatro mujeres. Allí hay de todo pero la gente no tiene nada, esto sucede por culpa de los malos dirigentes políticos.


Soy de un pueblo del norte de Senegal. No hace tanto tiempo no teníamos ni agua, para poder traerla a nuestras casas teníamos que caminar varios kilómetros. El agua se necesita para muchas cosas. Cocinábamos con leña, salíamos por las tardes en busca de troncos, y pescábamos para poder tener algo para comer. Fueron tiempos difíciles, pero vivíamos a nuestra manera y nos arreglábamos con lo que había. Echo mucho de menos mi país, a mi gente, la comida, los ríos... Allí no hay montañas, todo es llano. Tenemos muy buenas playas y también hoteles. Os recomiendo que cuando podáis, visitéis Senegal porque es impresionante.


Ahora siento que todo eso es parte del pasado, ahora hablamos de mi presente en España. La comida es buena también, la que más me gusta es la ensaladilla rusa, la tarta de manzana y la tortilla de patata. Las chicas son guapas, la gente es amable, el tiempo es bueno. Estoy disfrutando mucho en este país tan maravilloso.
 

Recuerdo mis primeros días. Me gustaba ver la televisión, el programa de la “teletienda”. Muchos amigos me preguntaban sobre todo lo que echaba de menos de mi país….. Pero en 2015 todo cambió, caí enfermo, me empecé a quedar en casa sin ganas de hacer nada, sin querer hablar con nadie. Me daba miedo la gente, no confiaba en nadie, ni en mi propia familia, ni en mis amigos…. Hasta que mi tío me llevó al hospital y comencé con un tratamiento que funcionó muy bien.
 



Me sentía mucho mejor, antes pensaba que no iba a recuperarme nunca, pero me encontraba de nuevo como antes. Me confié, pensé que el tratamiento ya no lo necesitaba y lo abandoné, pero recaí con los síntomas que ya había sufrido anteriormente. Me llevaron esta vez al psiquiatra, que me recomendó seguir de forma adecuada el tratamiento. Pero cuando me sentí bien, volví a abandonarlo y me volvió a pasar lo mismo, empeoré, pero esta vez fué más duro porque estaba en lo más alto de mi mejoría, cuando de pronto me caí y sufrí una rotura de mi pie. Tuvo que venir a recogerme la ambulancia y me llevaron a Granada, donde tuve que estar ingresado 15 días, esto realmente me vino muy bien, porque me dí cuenta de la importancia que tiene en mi caso no dejar el tratamiento.

En noviembre de 2017 me hablaron de un hospital de día de Salud Mental. No sabía lo que era, hasta que llegué y conocí a los profesionales y usuarios que había. Hacen un buen trabajo, me han ayudado mucho.
Las actividades que hacemos me gustan. Los lunes yoga y cognitivo, los martes habilidades sociales y manualidades, los miércoles streching y biblioteca, los jueves el deporte y la asamblea y los viernes vamos a la piscina.
 
He hecho muchos amigos tanto de los profesionales como de los compañeros, Roberto, Magdalena, Carolina, Isel, Encarni (que ya no está, ahora está Rosa en su lugar), Laura, Tete, José María, Juanjo, Victoria, Serafín, las dos Paquis, Khalid…. Y alguno mas que se me olvida ahora… Os doy las gracias a todos por la ayuda que me estáis dando, hacéis que cada día sea mejor.
 
MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODOS

1 comentario:

  1. Muy bien tu escrito!!
    Me alegra saber que estas valorando la ayuda ofrecida por los profesionales del HDSM. Saber que estas recuperandote es muy importante sigue así.
    Un saludo

    ResponderEliminar