viernes, 22 de marzo de 2019


TERCEROS EN EL CAMPEONATO ANDALUZ DE FÚTBOL-7


Ayer, 21 de Marzo fuimos al Torneo Andaluz de Fútbol-7 que se organiza cada año en Cabra (Córdoba), el equipo de la Costa como ganador de Granada éramos los representantes de Fútbol, a pesar del madrugón íbamos con toda la ilusión de mejorar al 4º posición del año pasado. El equipo estaba integrado por usuarios del Hospital de Día, de la Unidad de estancia diurna de Faisem y de la USMC.

En la fase de liguilla nos enfrentamos con Cádiz (ganamos 5-0), Jaén (ganamos 2-1) y con Córdoba con el que empatamos 1-1 y que por culpa del gol-average nos hizo quedar segundos de la fase clasificatoria, con lo cual por la tarde tendríamos que jugar el 3º y 4º puesto contra Málaga.


Además del fútbol había competiciones de baloncesto, petanca, paddel, atletismo y ciclismo, un total de 400 participantes de todas las provincias. Tras los partidos clasificatorios nos fuimos a comer a un salón de celebraciones donde nos pusieron muchos platos típicos de la zona como ajoblanco, flamenquines, croquetas de rosada… un autentico menú cordobés.
 
 
 
 
Tras la comida y tras un poco de reposo nos disponemos a jugar el partido para lograr el tercer puesto contra málaga, un partido reñido pero que gracias al esfuerzo de los jugadores nos logramos imponer por 2-0.

Tras ver la final que ganó el Córdoba al Sevilla se hizo la entrega de trofeos, además de la copa por el 3º puesto conseguimos el trofeo al portero menos goleado y el trofeo del máximo goleador, lo cual demuestra el nivel de nuestro equipo.


Volvimos cansados pero contentos, no sólo por el resultado sino por el día diferente que compartimos con los compañeros, la satisfacción de hacer deporte en compañía lo cual beneficia no sólo a nuestra salud mental si no a nuestra salud física. Animamos a que todo el que lea esta noticia y pueda asistir el año que viene a través de algún recurso de salud mental se decida a venir y participar ya que es un día que se recuerda para siempre. 















martes, 19 de marzo de 2019


 
PEQUEÑOS GESTOS QUE DESENCADENAN GRANDES CAMBIOS

 
HOLA¡¡¡¡ Quiero expresar mi emoción de alegría y sorpresa en el día de hoy y compartirlo con vosotros.

Lo primero agradecer enormemente a mis compañeros y personal del hospital de día de Salud Mental por hacer posible estos grandes cambios tan positivos.


El martes pasado en terapia ocurrió algo muy bonito, y es que me salió del alma regalarle a una compañera tres anillos que yo llevaba puestos y no me quitaba ni para dormir. Para mi eran como unos amuletos, y el llevarlos puestos y poder mirarlos a cada instante, me recordaba tres grandes cosas que creo que nadie debe perder ni olvidar, y son: AMOR, FUERZA Y PAZ. Cada uno lleva grabado cada cosa.

Lo curioso que nació de mi el hecho de regalárselos a esta compañera porque creo que lo necesita más que yo, y por suerte yo ya los llevo grabados en mi. Ella no se lo esperaba para nada, de hecho ¡pensaba que estaba comparando el grosor de mis dedos con los de ella¡ cuando se dio cuenta de que se los estaba regalando se emocionó muchísimo y se fundió conmigo en un gran abrazo y agradecimiento. Al final de la terapia ella quiso compartir este hecho con todos y pronunció una palabra que le costó mucho decir: ¡ALEGRÍA¡ decía que hacía tanto tiempo que no la sentía, que incluso tuvimos que ayudarla a pronunciarla.


Me dijo quería compensarme y agradecerme este hecho con algo que a ella le gustaba mucho y además le recordaba a su querida hija del alma y su corazón, y era un búho. Hoy me lo ha traído y me lo ha regalado con mucho cariño, ha sido sorprendente, se trata de un magnífico llavero de búho precioso y colorido que ha hecho ella con sus propias manos a base de ganchillo. Para nada esperaba algo así.


Lo más sorprendente de esto es que este gesto que tuve con ella desencadenó unas cosas maravillosas que la hicieron feliz, esa felicidad la llevó a casa y la compartió con su marido, además tuvo que salir a comprar el material a su tienda de siempre donde la recibieron con los brazos abiertos, con alegría y sorpresa de verla después de tanto tiempo. Pero lo más importante es el deseo que tenía de traerme y entregarme el regalo y fue lo que hizo que viniera ese día a terapia, porque tuvo un incidente unos días atrás que la dejó muy desmotivada y sin ganas de nada y ha sacado FUERZA y MOTIVACIÓN para venir aunque haya sido sólo para entregármelo ¡GRANDIOSO¡.


La cosa no acaba aquí, me he llevado una gran y preciosa sorpresa por parte de otro gran compañero y es que el ejercicio que traíamos para hoy trataba de observar y describir una emoción, aceptarla, incluirla y darnos cuenta de para que nos sirve, y la que traía el era ALEGRÍA, se basó e inspiró justo en el acto que tuvimos la compañera y yo. Contaba y describía cómo se sintió de bien al presenciar ese acto de generosidad y alegría por parte de nosotras dos, que le había dado ilusión y fuerza, que le sirvió para ver y recordar que sigue habiendo gente buena en le mundo, que si se quiere se puede. Que hay humanidad, esperanza, generosidad y ganas de ayudar al prójimo. Que nada está perdido y que hay mucho por ganar y vivir.


Yo, de la gran sorpresa y emoción de escucharlo acabé sudando, sentí una gran satisfacción y felicidad, no pensaba que algo que hice casi sin pensar y que era un gesto tan pequeño pudiera provocar emociones tan buenas, tan positivas y mágicas, gracias mil compañeros por hacerme este regalo.


Y es que a veces nos olvidamos, estamos tan atrapados, centrados en nosotros mismos, en las cosas malas que no vemos las cosas tan buenas y positivas que tenemos a nuestro alcance. De como gestos y hechos tan pequeños puedan construir cosas tan buenas y grandes, que además de ayudarnos a nosotros mismos ayudamos a los demás, y que mayor satisfacción para uno mismo que el dar sin esperar nada a cambio y recibir estas grandes recompensas: ALEGRÍA, AMOR, FUERZA, ESPERANZA, MOTIVACIÓN…

Seamos los arquitectos con buenos cimientos de nuestra propia vida y no nos olvidemos de construir y dar a los demás, cuando una persona planta semillas puede recoger los frutos y cuanto mejor sea la semilla mayor será el fruto y la recompensa, no olvidemos que nunca estamos solos, y que a veces con al ayuda necesaria y sobre todo nuestro esfuerzo y fuerza se puede conseguir todo, todo tiene arreglo y no hay imposibles si creemos en nosotros mismos.
 
Infinitas gracias a mis compañeros y personal del Hospital de Día por aportarme, enseñarme y hacer posible estos grandes cambios positivos en mi vida, infinitas gracias por vuestro trabajo, esfuerzo, dedicación y gran paciencia y cariño.


Autora. M.C.H.


 

jueves, 14 de marzo de 2019


QUIEN TE ENFADA, TE DOMINA

“Quien te enfada, te domina”… Piénsalo bien, o ¿no es verdad? Cuando algo no ha sucedido como queríamos o alguien no ha respondido como esperábamos, cuando nos ha molestado el comportamiento de una persona o lo que nos ha dicho, solemos expresar lo que sentimos con expresiones como “me has hecho enfadar”, “me has hecho daño”, “me has cabreado…”

Si nos paramos a reflexionar sobre ello y decidimos profundizar, la traducción de nuestros mensajes viene a ser algo tal como “tú eres el culpable de cómo me siento”, “tú eres el responsable de que yo esté así” o “tú me has perjudicado”, es decir, yo estoy mal por tu culpa.
No concedas el poder sobre ti a los demás.

Si alguien nos enfada es porque le hemos concedido el permiso para hacerlo, pues en realidad cuando alguien nos enfada, lo que internamente resuena en nuestro interior es “lo que tú piensas sobre mí, es más importante que lo que yo pienso sobre mí”. Piénsalo.

En estos casos, la responsabilidad de cómo nos sentimos, la dirigimos hacia los demás, es decir hacia afuera. Por lo que dependiendo de los demás, así nos encontraremos nosotros.

Resulta que en lugar de hacernos cargo de nuestras emociones y sentimientos, de dirigirnos hacia dentro y asumir la responsabilidad de lo que sentimos, otorgamos el poder o el consentimiento a los otros. Porque nadie te enfada sin tu consentimiento ¿o no?
 
Y es cierto, que asumir todo el peso que conlleva un enfado o una molestia es algo complicado y que cuesta… y más si estamos acostumbrados a poner nuestro foco fuera. Sigue siendo más fácil, culpar al compañero y que sea el quien intente lidiar con nuestro cabreo, que nosotros mismos… pero así nunca llegaremos a conectar con nuestro interior.
 
Si no aceptamos el regalo, seguirá siendo de la otra persona.

En ocasiones, echar balones fuera o culpar a los demás de cómo nos sentimos sucede porque nos encontramos movidos por nuestro ego, el cual, a modo de resumen consiste en identificarnos con lo que tenemos, lo que hacemos y cómo nos valoran.
 
Una vez que nos hemos alejado del ego y lo hemos dejado aparcado, comenzamos a tomar más responsabilidad tanto de nuestros pensamientos y comportamientos, como de nuestras emociones, y nadie nos puede hacer daño; porque consideramos que aquello que somos está mucho más allá de los bienes materiales, nuestros actos o de la opinión ajena.
 
Para ello podemos ayudarnos pensando que cuando alguien nos insulta o hace algo que no nos gusta es como si nos estuviera ofreciendo un regalo. Si no lo aceptamos, el regalo seguirá siendo de la persona, mientras que si lo aceptamos lo recogeremos. En última instancia, la decisión será nuestra.


Así, los insultos, las provocaciones o incluso las acciones de otros, son como esos regalos, que nosotros elegimos si aceptar o no; por lo que no podemos culpar a nadie de nuestra decisión, tan solo podemos responsabilizarnos de nuestra actitud, de nuestra elección.

No podemos cambiar a los demás, pero sí nuestra actitud.

Tenemos que tener en cuenta que el choque de las expectativas que nos hemos formado con la realidad, también puede ser un detonante de nuestra molestia, pues las cosas no han pasado como imaginábamos.
 
No podremos controlar las circunstancias ni tampoco a las personas, pero sí que podemos controlar nuestra respuesta. Por lo que no podemos cambiar lo que alguien dice de nosotros o lo que hace y nos molesta, pero por supuesto que podemos cambiar la actitud con la que enfrentamos la vida.

La responsabilidad asusta, pero es la que nos permite ser dueños de nuestra vida. Reconocer nuestras emociones y sentimientos y hacerse cargo de ellos, nos otorga la libertad de conocernos y elegir nuestra actitud ante la vida.

Reconocer que yo soy el que elige y que yo soy el que determina el valor que una experiencia tiene para mí es algo que enriquece pero también atemoriza”. Carl Rogers



lunes, 11 de marzo de 2019


Una vida en un poema de amor y mil canciones DESESPERADAS.

Estoy plagiando a Neruda, lo se....seguro que no le importa.
A ella le gustaban las canciones antiguas.....” La Falsa Moneda”.... escucha mientras escribe este relato. Amante de los poemas breves , escritos en rojo, en cualquier pedazo de papel.
Nació en Noviembre – el mes de los difuntos – y parecía ser que su destino era cuidar personas hasta el final de sus días ( de las de ellos). Lo hacia encantada, nacida para ayudar....

Odiaba el frío, siempre tenía frío. Todos se reían de ella...Que más da!!! El frío, el hambre y el amor son libres. No tienen explicación. Solitaria , cariñosa, buena madre, mejor esposa. Feliz a medias entre cuatro paredes de oro....sus paredes.
Quiso ser médico (era ambiciosa), pero no pudo ser. Se quedó en maestra ( muy orgullosa de ello) y psicóloga. No sabía aún cuanta falta le iba a hacer esta última carrera. Pelirroja, pecosa, bajita, delgada. Un torbellino de energía... de fuego. Como su horóscopo Sagitario.

Isabel – el único nombre que eligió su padre. Isabel: de origen hebreo, “consagrada a Dios”. Mitad mujer, mitad niña... amiga de todos. Frágiles de carácter, buenas pedagogas. Pero sobre todo, tiernas madres. Ya que os la he presentado, paso a la historia.... resumida porque si no me dan las uvas. Es toda una telenovela.
 
Deambulando por las calles de Motril, como tantas veces, se encontró con un gato y lo llamo: miso, miso.. ( a los gatos les gusta la “s”), le lamió la mano y allí estuvieron los dos jugando un buen rato. Se levantó del suelo y siguió su paseo sin rumbo. Sin saber como, llegó a la puerta de la casa donde vivió con sus padres hasta el día que se casó. Ahora tenía otros inquilinos que la ocupaban. No pudo evitar que amargas lágrimas corrieran por sus mejillas. Echaba tanto de menos su habitación llena toda de peluches y flores. Su patio, sus violetas. Las violetas motrileñas, esas que huelen tan bien!.

Se levantó del tranco de su casa y siguió andando. Al día siguiente había “cole” y su marido ya la estaba llamando para saber donde estaba… Echó a correr cuesta abajo, con el toc toc de sus tacones como única compañía. Llegó a casa jadeando ...y ¿quién la recibió?: “Sparrow” (su gato).

Mientras prepara la cena canta bajito (“ El día que nací yo... que planeta reinaría”). Ropa, cena, cama ducha y a dormir. Bueno a dormir los demás, porque esta pelirroja duerme poco. Dedica sus horas de insomnio a deambular por la casa, a escuchar música, a escribir relatos. No te cansas – le pregunta su hijo-. No tesoro, puede que me harte pero no me canso. Dejaría de ser yo.
Ya casi está amaneciendo Tarde ya para intentar dormir... así que café y teletexto. Siempre veía amanecer así… Despierta a su hijo y a su marido. Arregla la casa, una ducha y a la calle “de cabeza”. No soporta estar encerrada. Le encanta el sol!!!
El segundo café en cualquier terraza. “Un solo largo con hielo”, “por favor”. La educación lo primero, faltaría más. La enseñaron bien sus monjitas de la Presentación. Un paseo, algún capricho, ( si no sirve para nada, mejor!!!). Y vuelta a casa. Se cambia de ropa, se pone algo cómodo y a la tarea otra vez. Muchas veces se decía: “ Tanto estudiar para nada”. Pero no, le encanta estudiar y enseñar. A ello había dedicado media vida. Sus alumnos decían que era la Virgen de Lourdes.

Prepara la comida mientras contesta los wassap y mira el face. Comen viendo la tele. Ella odia eso . Se evade y ya está. Recoge la cocina, odia fregar los platos, así que al lavavajillas. Ella siempre había pensado que era tontería hacer lo que hacen las máquinas. “Al alba, al alba”...otro capricho, no pudo ser. Otro capricho. Ya se me pasará.

Una siesta corta en el sofá con su cojín amarillo. Isabel está cansada. Como siempre ha dormido poco. Otro café y sus esmaltes de uñas mientras lee un libro de tantos que tiene en su mesa de cristal. Busca en google su canción favorita: “ No dudaría”, Antonio Flores. Prepara meriendas, otra pelea. Este niño come tan poco... A veces lo odia. Como ha cambiado. Recoge y a dar una vuelta corta. Tampoco su ciudad da para mucho más. Café y cigarrillo...el único vicio que le queda.
Su marido, bueno ya ex, siempre le reprocha: “ Eres peor que las niñas pequeñas, siempre tienes que comprar algo”. Ella lo mira y se sonríe. Veinticinco años ya!. Toda una vida juntos....Nuevo cambio de ropa, una camiseta vieja y poco más. ¡Odio la ropa, me pica todo!.

Y digo, anda ya niño!. Sube la música para fastidiarlo: Amistades Peligrosas. Juegos Peligrosos... Desde la cocina oye una nueva discusión. Intenta poner paz, no siempre lo consigue. Y grita “ Es que en esta casa no puede haber un día tranquilo?”. Sesión intensiva de wassap: “ buenos días, buenos días”, “Buenas noches, buenas noches”. Se ríe Isa.
Por fin a la cama. No sabe muy bien para que, da mil vueltas y cae en coma. Eso es lo que dice siempre. Estoy siempre tan cansada!!!. No sé de que le dice su marido. Ella lo mira...si las miradas mataran ya hace tiempo que estaría muerto.
 
Ahora escribo yo. Isabel. Ya estoy harta de que hablen por mí. Soy mayorcita para escribir lo que estime oportuno. Aquí estoy de nuevo. Son las 5: 42: 14. Leyendo la última estupidez: “Aunque los Ayuntamientos están saneados, hay que hacer un mayor esfuerzo”, (no digo quien, se dice el pecado pero no el pecador ).
De nuevo espero a que amanezca, me gusta la noche, el silencio y la oscuridad… Para cuando ellos se levanten yo ya tendré casi todo hecho. Un día voy a hacer la cama con ellos dentro... ganas me dan. Contra con tanto dormir. Parecen mantas!!!.

Por fin es de día, me voy a la calle por el segundo desayuno. La gente piensa que estoy tan delgada porque me mato de hambre. Que va!. Mi madre decía que tenía una solitaria.

Otro día, otra oportunidad.
 
Y este es mi pequeño gran relato. No sé si es bueno o es malo. En cualquier caso es la verdad. La vida de una mujer que odia envejecer, a la que no le gustan los ordenadores. Prefiero un lápiz y un papel. No necesito más ( un pilot si es posible, me encanta su color azul- violeta). Es una vida sencilla que no simple ( en Castellano no hay sinónimos perfectos). Mi “profe”de literatura me enseñó bien. José Carlos Rosales. A él le debo todo lo que sé, jamás falté a una clase suya y eso que era los lunes a primerísima hora.
 
Y sin más se despide Isabel- Isa para los amigos- la vida de una mujer complicada, rara, egocéntrica pero tonta de buena. “ tonta- pava”, decía su abuela. Como la echo de menos. Su casa era mi refugio cuando reñía con mi madre. Esta pelirrojilla se va a la cama a soñar con París. Adoro esta ciudad!
Au revoir, no adieux. Es demasiado definitivo esto último.
                    FIN

martes, 5 de marzo de 2019


LOS NIÑOS SIEMPRE DICEN LA VERDAD.


¿Te has preguntado por qué los perros viven menos que las personas? Aquí la respuesta dada por un niño de 6 años.

Siendo un Veterinario, fui llamado para examinar a un Sabueso Irlandés de 10 años de edad llamado Belker. Los dueños del perro, Ron, su esposa Lisa y su pequeño Shane, estaban muy apegados a Belker, y estaban esperando un milagro.

Examine a Belker y descubrí que estaba muriendo de Cáncer. Les dije a su familia que no podíamos hacer ya nada por Belker, y me ofrecí para llevar cabo el procedimiento de eutanasia en su casa.
 
Hicimos los arreglos necesarios, Ron y Lisa dijeron que sería buena idea que el niño de 6 años, Shane observara el suceso. Ellos sintieron que Shane podría aprender algo de la experiencia.

Al día siguiente, sentí la familiar sensación en mi garganta cuando Belker fue rodeado por la familia. Shane se veía tranquilo, acariciaba al perro por última vez, y yo me preguntaba si él comprendía lo que estaba pasando. En unos cuantos minutos Belker se quedó dormido pacíficamente para ya no despertar.

El pequeño niño pareció aceptar la transición de Belker sin ninguna dificultad o confusión. Nos sentamos todos por un momento preguntándonos el porqué de el lamentable hecho de que la vida de las mascotas sea mas corta que la de los humanos.

Shane, que había estado escuchando atentamente, dijo: ''yo sé porqué.''

Sorprendidos, todos volteamos a mirarlo. Lo que dijo a continuación me maravilló, nunca he escuchado una explicación mas reconfortante que ésta. Este momento cambio mi forma de ver la vida.

El dijo,''la gente viene al mundo para poder aprender como vivir una buena vida, como amar a los demás todo el tiempo y ser buenas personas, verdad?''

''Bueno, como los perros ya saben cómo hacer todo eso, pues no tienen que quedarse por tanto tiempo como nosotros.''

La moraleja es que si un perro fuera tu maestro, aprenderías cosas como:

Cuando tus seres queridos llegan a casa, siempre corre a saludarlos.

Nunca dejes pasar una oportunidad para ir a pasear.
 
Deja que la experiencia del aire fresco y del viento en tu cara sea de puro Éxtasis.
 
Toma muchas siestas.
 
Estírate antes de levantarte.
 
Corre, brinca y juega a diario.
 
Mejora tu atención y deja que la gente te toque.
 
Evita morder cuando un simple gruñido debiera ser suficiente.
 
En días cálidos, recuéstate sobre tu espalda en el pasto, patas abiertas.
 
Cuando haga mucho calor, toma mucha agua y recuéstate bajo la sombra de un árbol.

Cuando estés feliz, baila alrededor, y mueve todo tu cuerpo.

Deléitate en la alegría simple de una larga caminata.

Sé leal.

Nunca pretendas ser algo que no eres.

Si lo que quieres está enterrado, escarba hasta que lo encuentres.

Cuando alguien tenga un mal día, quédate en silencio, siéntate cerca y suavemente hazles sentir que estás ahí. 



Bonita perspectiva, verdad?
Feliz día ❤. M.C.H